¿ COMO DEBEMOS DE GUARDAR UN CARTUCHO DE 
TINTA UNA VEZ GASTADO PARA PODER RECICLARLO ?

Como ya hemos visto en apartados anteriores, nuestro problema principal a la hora de reciclar un cartucho es el estado en el que se encuentre el cabezal en el cartucho que queremos volver a reciclar para su utlización.

Debemos de tener en cuenta que el cabezal es la parte más delicada de un cartucho, no se le puede exponer a liquidos abrasivos como alcohol ni otros productos que puedan contener liquidos abrasivos, al igual que nunca se pueden tapar o sellar los cartuchos de la manera más convencional que solemos encontrarnos como el de utilizar celofanes, ya que esto produce dos inconvenientes, el primero que se quedan reston de pegamento tapando los minúsculos agujeros del cabezal por donde sale la tinta y el otro gran problema es la mezcla de colores en los cartuchos de tinta de color, por lo que se vé en la mayoría de los casos afectado el depósito de tinta amarilla que se mezcla con la tinta magenta o cyan, creando así una esponja manchada en el interior del tintero.

La mejor manera que podemos de guardar el cartucho que posteriromente tenemos en mente volver a recargar, es una vez quitado de la impresora, simplemente darle con un algodon y agua tibia, reiteradas veces, hasta que es cabezal absorva parte de ese agua y queden los conductos de los cabezales ocupados por agua y no por tinta, ya que de esa manera obstacularizaremos el paso del aire en contacto con la tinta y así no se podrán formar tapones de tinta solidificada en el cabezal, despues si tenemos la posibilidad de guardarlos en cualquier bolse pequeña hermetica obtendremos la máxima probabilidad de poder tener éxito en la recarga del cartucho por mucho tiempo que transcurra.